Menú

jueves, 26 de marzo de 2015

TALLAS Y AUTOESTIMA Image and video hosting by TinyPic

Cuánto timo hay en la moda!!

Comparto esta imagen de Moderna de pueblo  para la Cuore.



La autoestima es un conjunto de percepciones, de pensamientos, de sentimintos, de tendencias de comportamientos y de evluaciones que nos hacemos a nosotros mismos de nosotros mismos.
Está relacionada con la seguridad, "marca" nuestra manera de pensar, de sentir, de decidir y de actuar. Es muy importante valorarnos a nosotros mismos y subirnos la autoestima. En mi opinión personal (o como consejo) no dbeemos dejar nuestra propia autoestima a los demás, no debemos esperar a que nos digan que estamos bien, debe ser cosa nuestra, reestructurar nuestro pensamiento y subir nuestra autoestima. ¿Por qué vamos a ser peor que el que tenemos al lado? ¿Por uno kilos de más? Ya... pues cuando la moda sea tener la talla 44 ya no estaremos gordas o gordos, sino estaremos en la talla perfecta. Ahora la moda es estar delgado, y pasa lo que pasa. En fin.

2 comentarios:

  1. Comienzo esta pequeña reflexión diciendo que, obviamente, estoy de acuerdo en que nuestra autoestima no debe basarse en las expectativas del resto sino en las propias, generadas de forma razonada.

    Ahora bien, en estos últimos años, con el cambio de tallaje y de la sociedad en general se ha "puesto de moda" que las tallas 44 son para gente "gorda" y que eso no es bonito estéticamente hablando; como respuesta a esa imposición (bajo mi punto de vista absurda-la imposición me refiero, que no quiero dejar espacio a la libre interpretación de mis palabras-) surgió una corriente de crítica hacia aquellas personas que se preocupaban excesivamente por no tener grasa en su cuerpo y que llegaban a realizar algunas conductas gravemente perjudiciales para su salud. El problema es que esa corriente se ha ido extremando hasta el punto de criticar duramente a todas aquellas personas que coloquialmente denominaríamos "flacas".

    Con todo esto ¿qué quiero decir? Que aunque la viñeta representa muchas de las opiniones que podemos encontrar en la calle, estoy en contra de que, al intentar resaltar el hecho de que una talla 44 no es malo, se ridiculice a las personas con talla 34. Los esfuerzos, bajo mi punto de vista, no deberían enfocarse en que la sociedad vea con buenos ojos una talla 44, sino en que se vean bien todas las tallas. Porque cada cuerpo es único y aunque bien es cierto que muchas personas intentan modificarlo (y muchas veces lo consiguen) intentando adaptarlo a los estándares que se intentan imponer en la sociedad, la anatomía y características de cada cuerpo son distintas: puedes encontrarte dos personas con la talla 34, una que se priva de ciertos alimentos y acude regularmente al gimnasio y otra que simplemente es así, al igual que con la talla 44 puede ser porque su cuerpo sea así o porque esté llevando a cabo una vida poco sana.

    Por último no quiero que consideres, Ainhoa, que estoy criticando tu entrada, en absoluto, sólo quería dejar por escrito mis pensamientos hacia ese tema tan sensible actualmente.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sara.

    Primero gracias por opinar. Siento haber escrito tan tarde pero no esperaba que nadie comentara, no suele ocurrir jeje.

    Bueno, estoy de acuerdo contigo. Yo no digo que deba ser la talla 44 la que esté bien, sino que también se vea como bien. Todas las tallas deben ser las buenas, porque cada uno tiene su constitución corporal. Lo que me molesta, porque es así, es que se vea como la de mujer guapa, sexy y demás solo las tallas pequeñas, las de las chicas delgadas y las demás que no tengan esas tallas acaben con problemas de autoestima, depresiones porque crean que nadie las va a querer por no ser delgadas, trastornos de conductas alimentarias, etc. Pero las modas son así y en este siglo la moda es estar delgado y el que no pues va mal... y ocurre en trabajos cara al público, de ver a la delgada y a la que no, y coger a la delgada por ese motivo. Creo que se debería mirar más el aspecto intelectual, la inteligencia y no tanto la talla o el peso. Pero hay que cambiar la forma de pensar de esta sociedad o cultura. En otras culturas que esto no importa no hay anorexia, por ejemplo.

    (No sé si me explico, se que soy un poco desastre para expresarme S:)

    ResponderEliminar